Mejor con magnesio

El magnesio forma parte estructural de nuestros huesos, músculos, sangre y tejidos. El cuerpo lo necesita para producir energía, para sintetizar proteínas y grasas, para la actividad muscular en la contracción y la relajación, para funciones del sistema nervioso y para metabolizar, entre otros componentes, el calcio.

Aunque no se hable mucho de ello, la realidad es que más del 75% de la población tiene deficiencia de magnesio siendo, como vamos a explicar a continuación, un mineral fundamental para nuestra salud.

Este mineral, al igual que la vitamina D, es multifuncional, lo cual le hace indispensable para nuestro organismo y pueden ser también múltiples los perjuicios por su deficiencia en la dieta.

Funciones del magnesio

Vital para la liberación de la energía.
Forma parte de los huesos.
Fundamental para hacer el ADN.
Interviene en el mantenimiento de los huesos, dientes y el corazón.
Participa en el correcto metabolismo energético.
Favorece y ayuda en la formación de proteínas.
Interviene en la transmisión y contracción de los nervios.

Síntomas carenciales del déficit de magnesio
El déficit de magnesio puede abarcar:

Irritabilidad.
Tensión nerviosa.
Estrés.
Temblores.
Calambres musculares.
Arritmia (latido irregular del corazón).

También puede causar otros síntomas, como por ejemplo ritmos cardíacos anormales y espasmos coronarios, entumecimiento y hormigueo y convulsiones.

Beneficios del magnesio
Además de las funciones del magnesio indicadas en el apartado anterior, también aporta los siguientes beneficios:

Fundamental para nuestro organismo, ya que si existe carencia de magnesio repercute en prácticamente todas las funciones de nuestro cuerpo.
Esencial para el crecimiento.
Ayuda a mantener en buen estado tanto las células como los tejidos del cuerpo.
Ejerce un efecto protector sobre el corazón.
Esencial para los impulsos nerviosos.

Alimentos más ricos en magnesio
Podemos resumir a continuación los principales alimentos en los que lo encontramos:

Frutos secos: en especial semillas de sésamo y de girasol, almendras, avellanas, pistacho y nueces.
Cereales: levadura, germen de trigo, arroz y mijo.
Legumbres: soja, garbanzos, lentejas y alubias.

Quiénes pueden necesitar suplementos de magnesio
Principalmente mujeres con síndrome premenstrual, personas que beben mucho alcohol y quienes tomen diuréticos.

Usos terapéuticos del magnesio

Tratamiento del síndrome premenstrual.
Ayuda a reducir la hiperactividad.
Útil en pacientes con angina de pecho.